Infección de orina en gatos: síntomas y tratamiento

La infección de orina es un problema muy habitual en gatos. Se trata de una enfermedad muy molesta para los animales. Pero puede prevenirse siguiendo algunos hábitos muy sencillo, que se explican a continuación.

La enfermedad del tracto urinario (FLUTD) o también llamada comúnmente infección de orina, aparece en muchos gatos. Consiste en una serie de problemas de la parte baja del tracto urinario (vejiga y uretra).

El origen de una infección de orina es de diversos tipos, aunque todos presentan síntomas similares:

  • Cistitis: inflamación de la vejiga.
  • Nefritis: inflamación de los riñones.
  • Urolitiasis: cálculos urinarios.
  • Infección bacteriana del aparato urinario.
  • Anomalías anatómicas: por nacimiento o debido a un traumatismo.

 

PRINCIPALES SÍNTOMAS

Debemos saber identificar los trastornos que un gato puede presentar cuando tiene infección de orina. Si presenta alguno o varios de estos síntomas acude al veterinario:

  • Tiene que hacer un gran esfuerzo para orinar.
  • Hace poca cantidad. Puede que se pase el día yendo al arenero y haga muy poquito pis o en ocasiones ni siquiera haga.
  • Le duele. Cuando va a orinar maúlla y se queja por el dolor.
  • Orina fuera del arenero. Esto puede estar causado porque no puede contenerse o por el estrés que le produce el dolor.
  • Se lame con frecuencia la zona.
  • Tiene sangre en la orina.
  • La orina tiene un fuerte olor y en ocasiones un color más turbio.
  • Pérdida de apetito.
  • Vómitos y diarrea.
  • Fiebre.
¿QUÉ DEBES HACER?

Si tienes una mínima sospecha de que tu gato padece una infección de orina, debes acudir al veterinario lo antes posible.

Se trata de una enfermedad común y fácil de diagnosticar, pero eso no quita su gravedad. En un gato, una infección de orina puede complicarse hasta el punto de causarle la muerte.

En una clínica veterinaria, tras un análisis de sangre y uno de orina, se puede determinar el tipo de enfermedad urinaria y el tratamiento más adecuado.

El tratamiento es diferente según el tipo de enfermedad y siempre debe administrarse por prescripción veterinaria. En algunas ocasiones también puede ser necesario administrarle una dieta especial.

Infección de orina

PREVENCIÓN DE LA INFECCIÓN DE ORINA

Como hemos dicho antes, si hay una infección de orina, hay que acudir rápidamente al veterinario. Los consejos que aparecen a continuación son para prevenir, no para curar una infección.

Las hembras son más propensas a sufrir una infección de orina. En cambio, los machos tienen más tendencia a tener obstrucciones uretrales.

Los principales factores que hay que tener en cuenta para prevenir una infección de orina son:

  • Agua siempre limpia: Nunca debe faltarle agua limpia y fresca a tu mascota. Debes cambiársela todos los días. Si vives en una zona donde el agua es de mucha dureza, puedes darle agua embotellada. Los gatos no consumen mucha cantidad de agua, por lo que no sería un gran gasto comprarla.
  • Arenero en el lugar adecuado e higiénico: Si el arenero está sucio o en algún lugar que no le gusta a tu felino, puede que no quiera usarlo. No es bueno para tu mascota que retenga la orina, dado que esta tiene toxinas que tiene que expulsar del cuerpo. La cantidad de areneros también es importante, lo ideal es que haya más de una caja por gato.
  • Evita el estrés: El estrés es una de las causas por las que puede sufrir una infección de orina. No cambies su rutina diaria, ya que eso les afecta mucho.
  • Alimentación de buena calidad: “Somos lo que comemos”. A los gatos, una alimentación de baja calidad a la larga puede afectarles seriamente. Busca una marca de comida de buena calidad aunque sea cara, porque te ahorrarás dinero y disgustos en el futuro.
  • Controla su peso: Los gatos obesos tienen una alta probabilidad de sufrir una infección de orina. En todos los envases de comida debe poner la dosis que debes darle a tu felino.
  • Comida húmeda: La dieta de un gato debe ser mitad pienso y mitad comida húmeda. Todo debe estar en las cantidades adecuadas para que no engorde. La comida húmeda además le aporta líquidos, lo que ayuda al buen funcionamiento del sistema urinario.

En resumen, es muy importante que tu gato tenga una buena alimentación. Pero también es importante que controles cuando va y como va al arenero para hacer sus necesidades. Si notas algo sospechoso, debes tratar con un veterinario.

Infección de orina en gatos: síntomas y tratamiento
¡Puntúa nuestro artículo!

Deja un comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificar