Trucos para meter un gato en un transportín

Si tu gato es demasiado rebelde a la hora de meterlo en el transportín, en este post encontrarás algunos métodos que puede que no conozcas para facilitarte la tarea. 
Hay muchos gatos que se resisten a entrar en el transportín porque se sienten atrapados o lo relacionan con sucesos desagradables, como ir al veterinario.

Para qué meter a tu gato en el transportín no se convierta en una pelea con uñas y dientes, aquí tienes una serie de técnicas que pueden serte de utilidad:

  • Elige el adecuado en función del tamaño de tu mascota. Los mejores son los de plástico
  • Mantén el transportín limpio, es importante para que a tu gato le sea más agradable la estancia. 
  • La mejor manera es usar uno desmontable. Quita la parte de arriba, mete al gato y vuelve a encajarla. 
  • Si no es desmontable es más fácil meter al animal de espaldas
  • Si los métodos anteriores no funcionan, pon el transportín en posición vertical con la puerta abierta hacia arriba y cuidadosamente mete al gato.
  • Si quieres sacarlo al llegar a casa simplemente ábrele la puerta o quita la parte de arriba y deja que salga cuando quiera. 

En el veterinario te será mucho más fácil meterlo de nuevo, dado que al ser el único objeto que le resulte familiar la mayoría de las veces entran por sí mismos. 

De todas formas, lo ideal es que consigas que tu mascota deje de tenerle miedo para que entre solo sin problemas. 

¿Qué técnica usas tú para meter a tu gato en el transportín?
 

Trucos para meter un gato en un transportín
¡Puntúa nuestro artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *