Cómo cuidar a tu perro en otoño

¡Bienvenido otoño! Esta es una estación muy divertida, en la que las altas temperaturas del verano descienden y apetece más jugar. Las hojas caen formando montañas en las que a tu perro le encanta revolcarse. Pero el otoño también trae la lluvia, el viento, la humedad y el frío.
Los cambios de estación vienen acompañados de cambios meteorológicos que pueden afectar a tu mascota. No solo las personas tenemos que tener cuidado con nuestra salud, nuestra mascota también necesita supervisión.

En otoño, puedes tomar algunas medidas para prevenir que los cambios climáticos sean un problema para tu amiguito:

  • El pelo: Al igual que en primavera, los perros mudan el pelo en esta estación para prepararse para el frío. El cepillado diario y los baños son muy importantes, ya que facilitan que el pelo muerto se desprenda y no se formen nudos.
  • Los paseos: En verano el tiempo de los paseos suelen ser más corto a causa del suelo ardiente, las altas temperaturas y los golpes de calor, que les afectan especialmente a los perros braquicéfalos. El otoño es buena época para ir aumentando la actividad física y alargar los paseos, gracias al descenso de las temperaturas.
  • La lluvia: Puede que al sacar a pasear a tu perro de pronto te sorprenda una tormenta. La humedad en el pelo de tu mascota puede hacer que surjan parásitos y que enferme. Protégelo con un chubasquero y sécalo en cuanto llegues a casa.
  • Los charcos: La lluvia también puede hacer que se formen charcos. Si tu perro tiene sed querrá beber en ellos, pero no debes permitirlo. El agua de los charcos a veces lleva mucho tiempo estancada y es un caldo sucio de contaminación y parásitos.
  • Los resfriados: La traqueobronquitis o tos de las perreras, es una enfermedad habitual en los perros, sobretodo en esta época. Se puede prevenir con una vacuna intranasal. Si tu perro la contrae y es un animal sano y fuerte, se curará sin tratamiento en unos días. Si se producen complicaciones, se pueden usar antibiótico, pero raramente se convierte en algo grave. Una dieta equilibrada y ejercicio, son esenciales para que tu perro esté dotado de las defensas necesarias para no contraer enfermedades.
  • La leishmania: El mosquito transmisor de la temida leishmania, suele picar en verano. Finales de otoño es un buen momento para hacerle a tu perro un chequeo veterinario. A veces, el virus se queda incubando meses en el organismo de tu mascota sin presentar síntomas. Un diagnóstico precoz mediante un test rápido en esta época, es la mejor manera de combatir la enfermedad.
  • La artrosis: En otoño hay que tener especial cuidado con los perros con artrosis. La humedad y el frío hacen que aumente el dolor y la rigidez de las articulaciones. Si es el caso de tu mascota, abrígalo para protegerlo del frío cuando salgas a pasear. Al regresar sécalo inmediatamente si se moja.

Ahora que sabes todo esto, podrás contribuir a que tu mascota pase un feliz otoño.

¿Qué tal pasa tu mascota el otoño?

Cómo cuidar a tu perro en otoño
¡Puntúa nuestro artículo!

 

Deja un comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificar