Esterilización en gatas, lo que debes saber

Una fase muy importante cuando eres propietario de una gata joven, es el momento de la esterilización. Seguro que te surgen un montón de preguntas relacionadas con el procedimiento. En este artículo encontrarás la respuesta a muchas de tus dudas.

Hace años, la esterilización de las gatas no estaba tan valorada como ahora. Los felinos vagaban por la calle con libertad. No era extraño que los machos desaparecieran durante días y las hembras volvieran preñadas. Cuando los gatitos nacían, eran abandonados o ahogados en el río para controlar la población. En ocasiones, las gatas dejaban de criar o abortaban y nadie le daba importancia. La esperanza de vida para un gato era de unos 5 años o poco más si tenían suerte.

Hoy en día la cosa es muy diferente. La gente es más consciente de que los gatos son animales que necesitan más cuidados. La esterilización es la mejor herramienta para controlar la sobrepoblación y las enfermedades de nuestras mascotas.

EN QUÉ CONSISTE LA ESTERILIZACIÓN

Lo primero que debes saber, es que de forma habitual se habla de esterilización y castración indiscriminadamente. Sin embargo, la forma correcta de usar estas palabras es esterilización refiriéndose a las hembras y castración cuando se habla de los machos.

A partir de ahora, siempre que se hable de esterilizar, se va a hacer referencia a las gatas.

La esterilización pues, es una operación quirúrgica en la que se realiza una pequeña escisión para extraer los ovarios (ovariectomía) o los ovarios y el útero (ovariohisterectomía) de una gata.

LA MEJOR EDAD PARA ESTERILIZAR A UNA GATA

A partir del medio año de vida, las gatas alcanzan su madurez sexual y pueden entrar en celo en cualquier momento.

Anteriormente, los veterinarios recomendaban esterilizar después del primer celo. Hoy en día, se ha demostrado que es más beneficioso para el animal realizar la esterilización antes del primer celo, entre los 5 o 6 meses de edad.

La esterilización temprana reduce la probabilidad de que la gata se escape y quede preñada. Además, evita que se desarrollen conductas como la territorialidad o el marcaje.

VENTAJAS DE LA ESTERILIZACIÓN

Aunque tu gata viva en casa y no tenga riesgo de entrar en contacto con otros gatos, sigue siendo más beneficioso para ella esterilizarla.

Con la esterilización te vas a ahorrar multitud de problemas con tu mascota.

  • Reduce la probabilidad de padecer cáncer de mama y de útero. Hay estudios que demuestran que si se esteriliza antes del primer celo la probabilidad de padecerlo es de 0.05%. Sin embargo, si se espera al primer celo la probabilidad aumenta al 8%. A partir del segundo celo hay un 26% de riesgo de padecerlo. El 90% de los tumores mamarios en gatas son malignos y es primordial extirparlos lo antes posible.
  • Desaparece el comportamiento relacionado con el celo. Si no entran en celo, las hembras no emiten esos maullidos tan escandalosos. Te evita problemas con los vecinos por tener un gato maullando día y noche de manera insistente e ininterrumpida.
  • Evita el marcaje. Hay gatas que cuando alcanzan la edad adulta, marcan con orina rincones de la casa y arañan con mayor frecuencia los muebles y puertas. Si este comportamiento está hormonalmente controlado, desaparece si se realiza la esterilización a tiempo, antes de que se convierta en un hábito.
  • Control de población. No solo es recomendable esterilizar a las gatas de casa para evitar que queden preñadas. También es importante realizar la operación en los felinos de la calle. Hay asociaciones y ayuntamientos que colaboran para controlar la población de gatos callejeros.
  • Evitarás los problemas derivados de la gestación. Para cualquier ser vivo, el embarazo supone un riesgo adicional en su vida. Pueden surgir  problemas antes, durante y después del parto. Hay riesgo de que los gatitos y/o la madre mueran si algo sale mal.
  • No hay que preocuparse por el riesgo de fuga. El instinto hace que una gata en celo busque cualquier forma de satisfacer sus necesidades. Aunque eso suponga saltar por una ventana o un balcón a varios metros de altura con todas las consecuencias que eso conlleva.
  • Se descarta la infección de útero. Una piometra es una infección de útero que se puede producir durante y tras el celo. Esta afección obliga a la operación inmediata del animal para esterilizarlo.
  • Aumenta la longevidad. La mejoría de la calidad de vida de la gata tras la esterilización alarga su vida.

MEDIDAS QUE TOMAR ANTES Y DEPUÉS DE LA OPERACIÓN

La esterilización se trata de una intervención muy sencilla y rutinaria. Dura apenas 30 minutos y las gatas se pueden ir a casa en perfectas condiciones ese mismo día.

  • Preoperatorio. El día de la operación la gata debe ir en ayunas. El día anterior se le dará la cena a las nueve o diez de la noche y se retirará el cuenco de comida. El agua se puede dejar toda la noche hasta las siete o las ocho de la mañana del día de la operación.
  • Postoperatorio. Te podrás llevar la gatita el mismo día de la operación por la tarde-noche. Los puntos son intradérmicos y no precisan de ningún cuidado. Ni siquiera será necesario ponerle un collar isabelino. El felino puede llevar una vida normal pero controlando que no salte de sitios elevados como de una mesa o de un rascador alto. Puede que tengas que administrarle antiinflamatorio para el dolor y antibiótico para evitar infecciones durante unos días.

Tras dos o tres semanas la incisión estará completamente cerrada.

Como has podido ver, la esterilización es un proceso muy sencillo y la mejor opción para tu gata. Además de ser un método mucho más seguro que el uso de anticonceptivos.

El único inconveniente es que tendrás que controlar la cantidad de comida que le das a tu mascota, porque tras la esterilización el metabolismo cambia y se tiende a engordar.

El mayor beneficio es que tu mascota será más feliz y durante mucho más tiempo que otros gatos no esterilizados.

Esterilización en gatas, lo que debes saber
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificar