Inmunodeficiencia felina (FIV): Síntomas y tratamiento

La inmunodeficiencia felina, es una enfermedad muy extendida entre la población de gatos. No tiene vacuna y si un gato la contrae, no hay cura. Pero se puede aplicar un tratamiento, para que tenga una buena calidad de vida.

El virus de la inmunodeficiencia felina o FIV, junto con el virus de la leucemia felina, son los que más afectan a los gatos. Cuando un gato se contagia por este virus, causa estragos en su sistema inmunitario. Si las defensas naturales de un gato se ven afectada, está expuesto a sufrir el ataque de cualquier tipo de bacteria, virus u hongo.

SÍNTOMAS DE LA INMUNODEFICIENCIA FELINA

Aunque esta clase de virus felino no se contagia a las personas, es muy similar al SIDA en humanos. Como el virus solo provoca la bajada de las defensas, no se pueden apreciar claramente los síntomas. Hay gatos que pueden vivir durante años con la enfermedad, sin padecer ningún problema.

Los gatos positivos al FIV, pueden presentar altibajos cuando sus defensas sufren el acoso del virus. Normalmente los síntomas más destacados son:

inmunodeficiencia felina

CONTAGIO Y PREVENCIÓN DE LA INMUNODEFICIENCIA FELINA

Para que un gato contraiga el FIV, es necesario un contacto con la sangre de otro gato infectado. Los gatos callejeros, están más predispuestos a sufrir la enfermedad, debido a las peleas que producen mordeduras y arañazos.

Hay que tener en cuenta también, que a causa de los problemas bucales y las encías sangrantes, el virus también puede transmitirse con la saliva.

No existe vacuna para esta enfermedad. La única manera de prevenirla, es evitar el contacto con gatos infectados. Si tienes gatos en casa, no es buena idea dejarlos salir a la calle de manera incontrolada, podría enfrentarse a los gatos callejeros. Y si llevas un gato nuevo a casa, no debe entrar en contacto con tus felinos, debes tenerlo un tiempo apartado hasta asegurarte de que no tiene ningún problema.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE LA INMUNODEFICIENCIA FELINA

Debido a su difícil detección mediante la sintomatología, lo mejor es hacerle un test rápido a tu gato. Es preferiblemente realizar la prueba dos meses después del último contacto que pudo tener el gato con la enfermedad, sobre todo si vivía en la calle.

Si tu gato es positivo, debes saber que ningún tratamiento puede curar la enfermedad. Lo único que puedes hacer es mejorar sus defensas para que viva más tiempo y con mejor calidad de vida.

  • Alimentación de alta calidad: Debe contener un alto contenido calórico. La comida húmeda puede ser una gran ayuda, aunque también hay que complementarla con pienso.
  • Revisiones veterinarias: Estos gatos, necesitan estar controlados con revisiones y análisis de sangre al menos una vez al año.
  • Tratamiento de los síntomas: Si presenta fiebre, problemas bucales, hongos o infecciones, tendrás que tratarlo en cada momento con los medicamentos que te recomiendo el veterinario.
  • Antivirales: Aunque no hay forma alguna de acabar con el virus actualmente, sí hay manera de controlarlo. El interferón, es un producto que ha demostrado ser de gran ayuda para la vida de estos felinos.
  • Desparasitaciones: Es algo muy importante, hasta la picadura de un mosquito puede matar a tu gato si tiene inmunodeficiencia felina. Debes desparasitarlo internamente y externamente de forma regular.
Inmunodeficiencia felina (FIV): Síntomas y tratamiento
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificar