¿Mueren las aves cuando pierden a su pareja?

Hay un mito muy extendido que dice que algunas especies de aves mueren de pena cuando fallece su pareja. Esta creencia tiene su principal origen en los agapornis, también llamados inseparables o pájaros del amor.
Los agapornis son aves sociales que tienen una relación muy estrecha y casi de por vida con su pareja. Pero a pesar de la leyenda, en la naturaleza no mueren de pena si se quedan sin su pareja.

Las especies de aves sociales, viven mejor en pareja o en grupos numerosos. Se relacionan mucho entre ellos: se acicalan, se rascan con el pico, se dan de comer… Pasar las 24 horas con sus congéneres les hace sentir más seguros. Si un individuo de la pareja muere en un grupo grande, el superviviente simplemente buscará otro compañero.

La situación de los animales que viven en jaula es diferente. Si uno de los dos muere y el otro queda solo y aislado, la falta de actividad y relación social, puede provocarle apatía y falta de apetito. La muerte no está directamente relacionada con la pena de perder a su compañero. En caso de que el segundo pájaro muera, las causas podrían ser:

  • Por contagio de alguna enfermedad que causara la muerte del primer animal.
  • Por falta de atención, aburrimiento y estrés que podría llevarle a la disminución de apetito y a provocarle debilidad.

En el caso de pájaros papilleros que se crían sin otros congéneres, lo que ocurre habitualmente es que tienden a humanizarse. Consideran a la persona que lo crían como un igual y lo trata como trataría a su pareja. En estos casos los pájaros pueden tener problemas a la larga, por no poder satisfacer sus deseos básicos como especie.

En conclusión, si tienes dos agapornis y uno de ellos muere, no quiere decir que el otro vaya a morir también. Dedícale atención para que no se sienta solo y proporciónale, si es posible, otro compañero.

¿Conocías tú la leyenda de los pájaros del amor?

¿Mueren las aves cuando pierden a su pareja?
¡Puntúa nuestro artículo!