Pez Betta y sus principales cuidados

El pez Betta es un pez de vistosos colores que precisa de unos cuidados especiales que debes conocer.

Sin duda, uno de los peces que más llama la atención es el pez Betta, también denominado combatiente de Siam. Su origen se encuentra en Tailandia, pero en la actualidad está en las casa de muchos lugares del mundo.

Tiene una longitud aproximada de 7 cm, aunque depende de la variedad. En la naturaleza tienen un color apagado, pero en las tiendas podemos encontrar peces Betta con vivos colores rojos, verdes o azules.

Su esperanza de vida es de 2 años, aunque si están bien cuidados pueden vivir hasta 3 años.

EL ACUARIO PARA EL PEZ BETTA

En la naturaleza, el pez Betta puede vivir en campos de arroz, arroyos e incluso en un charco poco profundo. Tiene una gran resistencia y se adapta a aguas con bajo contenido en oxígeno. A pesar de todo esto, lo más adecuado es proporcionarle un lugar espacioso y limpio donde vivir.

Puedes mantener un solo pez Betta en un acuario de 20L. Sin embargo, si quieres tener más peces, lo más recomendable es que el acuario sea de al menos 60L.

La temperatura del agua ideal para este tipo de peces es de alrededor de 26-27ºC, aunque pueden aguantar temperaturas que oscilen entre 22 y 32ºC.

DIFERENCIAS ENTRE MACHOS Y HEMBRAS

Existe un claro dimorfismo sexual entre los peces Betta:

  • Hembras Betta: Las hembras de pez Betta son más pequeñas y tienen colores uniformes y apagados. No son tan agresivas como los machos y puedes tener hasta 5 en el mismo estanque.
  • Machos Betta: A lo largo de los años se han conseguido ejemplares de esta especie realmente espectaculares. La gran diferencia con la hembra, es que el macho tiene grandes aletas y presenta colores más llamativos. Su tamaño también es mayor que el de las hembras. Por lo que respecta a su carácter, es muy agresivo con otros machos de su especie, de ahí su nombre. No se deben tener dos machos en el mismo estanque o terminarán luchando hasta matarse.

ALIMENTACIÓN

Este tipo de pez es omnívoro y en estado natural se alimenta de los insectos que hay en el agua, sus preferencias son sobre todo carnívoras.

Podemos alimentar a nuestro pez Betta con:

  • Escamas como alimento base.
  • Insectos y crustáceos: Pueden ser vivos o congelados. Le puedes dar de vez en cuando artemisa, Daphnia, larvas de mosquito, camarones…
  • Vegetales: También puedes ofrecerle a tu pez Betta verduras como brotes tiernos, calabacín o guisantes.

pez betta

COMPATIBILIDAD CON OTROS PECES

El pez Betta es un animal muy territorial que no tolera la presencia de competidores. Si queremos tener a nuestro pez en un acuario con otros peces, debemos elegir muy bien sus ocupantes.

Algunas especies de peces que pueden estar en el mismo acuario que tu pez Betta son:

  • Barbo cereza
  • Ancistrus
  • Botia
  • Chupaalgas
  • Corydora
  • Danio
  • Molly
  • Platy
  • Rasbosa

Siempre debes tener en cuenta que el tanque debe ser bastante grande para que todos puedan vivir en comunidad. Es importante también que evites especies de peces con aletas largas como los guppys, dado que podrían confundirlos con rivales.

RESPRODUCCIÓN DEL PEZ BETTA

La reproducción del pez Betta es un proceso complejo que requieres de una gran dedicación. Además de preparar el medio y adecuar los parámetros del agua, tienes que seguir una serie de pasos que eviten encuentros desagradables entre machos y hembras.

  1. Semanas antes de la reproducción, los progenitores deben encontrarse en estanque separados y estar bien alimentados a base de alimento vivo preferiblemente.
  2. Antes del primer contacto, el macho y la hembra deben conocerse. Para ello, los colocaremos en el mismo tanque, pero separados por una barrera transparente que les permita verse. La barrera debe tener agujeros por los que pase el agua, de esta manera las condiciones del medio serán iguales para los dos.
  3. Sabremos que están receptivos, cuando el macho extienda sus aletas y la hembra tenga la piel oscurecida y formando líneas verticales. Este será el momento de retirar la barrera.
  4. Cuando el macho note a la hembra receptiva, procederá a fabricar un nido de burbujas en la superficie del agua. Es muy importante que esta no esté en movimiento.
  5. Para que la hembra expulse los huevos, el macho la abrazará enroscándose alrededor de ella y presionará su abdomen.
  6. El macho de pez Betta fecundará los huevos que caigan al fondo del acuario y los irá recogiendo para colocarlos en las burbujas.

Tras la puesta, debemos retirar a la hembra de Betta y dejar al macho solo con los huevos. Él se encargará de cuidarlos cuando nazcan los pequeños Betta entre los 2 y 4 días posteriores a su fecundación. Dado que hasta los 5 días las crías no pueden nadar por sí mismas, el padre se ocupará de devolverlas a su nido cada vez que caigan. Transcurrido ese tiempo, sacaremos al macho y dejaremos a las crías solas en el tanque.

Deja un comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificar