Residencia para perros: Guía para elegir la mejor

Si te encuentras en la situación de tener que dejar a tu peludo en una residencia para perros, aquí te ayudamos a elegir la mejor.

Hay muchos hoteles hoy en día, que permiten tener a tu mascota contigo. Sin embargo, si no puedes viajar con tu perro, ni tienes a nadie conocido que se ocupe de él, lo ideal es que lo dejes en una residencia para perros.

Pero no te fíes, no todas las residencias son buenas. Debes informarte bien de dónde vas a dejar a tu fiel mascota.

CÓMO BUSCAR LA MEJOR RESIDENCIA

Hay muchas herramientas que puedes usar para elegir la residencia para perros que más te convenga:

  • Consulta a familiares y amigos: La experiencia de otras personas es la mejor manera de asegurarte de que tu mascota va a estar bien.
  • Búsquedas en internet: En la red, encontrarás multitud de lugares cercanos y sus calificaciones. Fíjate en los comentarios que hace la gente, te serán de gran ayuda.
  • El precio: Dicen que lo barato sale caro. Si vas a dejar a tu perro con gente desconocida, asegúrate de que está en buenas manos. Sacrifica una mínima parte del dinero de tus vacaciones, para que tu peludo esté mejor.
  • Visita varios sitios: Hazte una lista de recintos que te gusten y visítalos. Observa sus instalaciones y habla con el personal. Así puedes descartar los que no te han gustado, hacer comparaciones y elegir el que más te convence.
CÓMO DEBEN SER LAS INSTALACIONES DE UNA RESIDENCIA PARA PERROS

Antes de dejar a tu perro en una residencia, tienes que hacerles una visita. Esta es una buena manera de asegurarte de que cumple todos los requisitos que necesita tu mascota para sentirse bien.  No hace falta que lleves a tu perro en esta primera ocasión, así no se estresará tanto.

Al visitar el lugar, debes fijarte en:

  • Autorizaciones: El centro debe cumplir con todos los requisitos legales. Tienen que tener un seguro, personal cualificado y la calificación de núcleo zoológico.
  • Higiene: Observa si está todo limpio, sin excrementos por el suelo, ni orina en las esquinas. Está claro que si hay perros, no va a oler a rosas siempre, pero tampoco debe oler mal, ni a sucio. Una buena ventilación, es importante para evitar la concentración de malos olores.
  • Perros alojados: Pon atención a la actitud de los animales que están allí. Deberías verlos contentos y limpios, aunque es normal que algunos estén algo asustados.
  • Servicios veterinarios: El centro debe contar con un veterinario de confianza, en caso de que ocurra algún accidente.
  • Las jaulas: El lugar en el que tu mascota va a pasar la mayor parte del día, debe ser espacioso, para que el animal se mueva con libertad, corra y pueda jugar. Un recinto de 6 metros cuadrados para cada perro, sería lo ideal. Además, no deben permitir que los animales desconocidos estén en la misma jaula, para evitar peleas. Si vas a llevar más de un perro, la jaula debe ser aún más grande para que puedan estar juntos. Por otro lado, deben estar resguardadas del frío y del calor y, por su puesto, limpias y con un suelo no poroso, para que no se filtre el pipi y la suciedad.
  • Paseos: Lo mejor es que los encargados saquen a los perros a pasear para que hagan sus necesidades y se ejerciten un poco. El recinto debería tener una zona de exterior para ello, con espacios de sol y sombra.
  • Medidas de seguridad: Es muy importante la seguridad, porque los animales se encuentran en lugares desconocidos, alejados de sus dueños, por lo que lo más probable es que intenten escapar. Las jaulas tienen que tener cerrojos seguros. La vigilancia tiene que ser de 24 horas con personas o con cámaras. Las puertas del recinto deben permanecer cerradas siempre.
CUANDO YA HAS ELEGIDO LA RESIDENCIA PARA PERROS QUE TE GUSTA

Si ya has escogido el lugar al que vas a llevar a tu mascota, debes tener algunas cosas en cuenta cuando lo dejes allí:

  • Reserva con antelación: Asegúrate de que van a tener sitio para tu perro cuando te vayas.
  • Cartilla sanitaria: Lo normal es que te pidan la cartilla, para asegurarse de que tu peludo tiene las vacunas en regla. También debe estar desparasitado interna y externamente.
  • Teléfono de contacto: Deja tu número de teléfono por si tienen que localizarte por cualquier cosa. También debes dejar el número de alguien cercano al centro. Es importante tener a alguien que viva cerca, por si tiene que ir a por tu perro y te encuentras lejos.
  • Alimentación: Debes asegurarte de que el animal siempre va a tener agua a su disposición y que se la renuevan a diario. La comida es mejor que se la proporciones tú mismo al centro, no es recomendable que cambien la dieta de tu peludo dándole otro pienso.
  • Cuidados adicionales: Si tu mascota necesita una medicación diaria, es muy importante de que el personal del centro esté avisado. Para mayor seguridad, déjalo todo por escrito. También les ayudará que les des información sobre el del carácter de tu perro o sobre sus costumbres, así la persona encargada podrá  entenderse mejor con  tu peludito.

residencia para perros

EL DÍA QUE DEJES A TU MASCOTA

Cuando llegue el día de dejar a tu perro en la residencia, tienes que:

  • Llevar las cosas que necesite durante su estancia: Su cama, sus juguetes, la comida y los medicamentos si los necesita. Una prenda de ropa con tu olor, puede proporcionarle tranquilidad durante tu ausencia.
  • Primero un periodo corto: Si es la primera vez que va a esa residencia de perros, no lo tengas allí más de dos o tres días. Así le costará menos acostumbrarse cuando lo tengas que dejar durante más tiempo.
CÓMO SABER SI HAS ELEGIDO BIEN

Para saber si han cuidado bien de tu perro, debes “escucharle”. En el momento de recogerlo, observa las condiciones en las que se encuentra. Comprueba cómo están su boca, sus uñas, su pelo, si tiene heridas o se encuentra desmejorado.

Puede que haya perdido un poco de peso, pero eso es norma. Los perros en las residencias pueden tener estrés y perder el apetito o hacer más ejercicio de lo habitual, lo que explicaría esa pérdida de gramos.

También tienes que escuchar a las personas que se han encargado de él. Te informarán de su estancia y su ánimo, o si ha sufrido algún altercado.

En caso de que no estés satisfecho, puedes probar la siguiente vez en otro recinto. Pero ten en cuenta, que no es bueno que cada vez el animal vaya a un lugar diferente. Si encuentras una buena residencia para perros, se fiel a ella. Si cuando vaya varias veces, el lugar y la gente le resultan familiares a tu perro, no se sentirán tan mal por tu ausencia.

Tienes que tener presente, que tu peludo te va a extrañar todo el tiempo que no estés. Pero lo normal es que después de dos o tres días, se adapte fácilmente a la rutina en el nuevo lugar.

Residencia para perros: Guía para elegir la mejor
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificar